Principal Cine y TV Una noche de amor: Un signo de los tiempos en las relaciones de pareja

Una noche de amor: Un signo de los tiempos en las relaciones de pareja

2


Sebastián Wainraich es el guionista y protagonista junto a Carla Peterson de “Una noche de amor“, una película que sale de lo común de las comedias románticas y plantea un paradigma cada vez más presente en las relaciones de pareja actuales: ¿Cómo mantener la pasión en la pareja después de los hijos?.

Una noche de amor: Un signo de los tiempos en las relaciones de pareja

Dirigida por Hernán Guerschuny, el film muestra la historia de Leonel y Paola, una pareja que lleva 12 años de matrimonio con dos hijos y que decide una noche salir con amigos, con todos los problemas que eso acarrea. Desde dejar a los chicos en la casa de la madre de Leo (Soledad Silveyra), con la poca predisposición del caso y los llamados alegando que se están portando mal, que no se pueden dormir, que vomitaron y demás, hasta el volver a encontrarse como pareja solos en un restaurant, después de enterarse que los amigos se acaban de separar por “el paso del tiempo, el desgaste, la rutina…”.

Es en el medio del restaurant donde comienzan las discusiones y salen a la luz las baldosas flojas de la pareja, con reproches que se remontan al momento del nacimiento de los hijos o la falta de carácter de Leo para enfrentar algunas situaciones, que terminan siendo algunas muy graciosas. También muestran lo difícil que es mantener una relación con los hijos de por medio y una figurita repetida actual, la invasión de los mismos en la cama matrimonial, algo casi impensado unas décadas atrás.

Una noche de amor: Un signo de los tiempos en las relaciones de pareja

En el interín, se encuentran con Tincho (Rafael Spregelburd) y Mariana (María Carámbula), una pareja más abierta que ellos que intenta mostrarles que se puede vivir el matrimonio de otra manera, aunque desde afuera suene más perfecto de lo que realmente es.

Por supuesto no van a faltar los terceros que se convertirán en la tentación de ambos, desde la vecinita veinteañera (Justina Bustos) que te invita a pasar una noche escuchando Sinatra, tomando vino, haciendo bromas y teniendo sexo, hasta el viejo compañero de la Universidad que recuerda hasta la manera en cómo se peinaba Paola en aquella época, casi como un libro del seductor de mujeres casadas.

Una noche de amor: Un signo de los tiempos en las relaciones de pareja

De todas maneras creo que la película peca de inocente al mostrar cómo sería la vida si los dos eligieran a otra persona, centrándose más en Leo que en Paola, quién se da cuenta que si no corre a buscar a su mujer puede ser demasiado tarde. La resolución en sí es bastante vaga, en la que tendrán que elegir si conviene seguir juntos como hasta ahora, cambiar su matrimonio para siempre o simplemente cada uno seguir con vidas separadas.

Dentro de lo que son actuaciones destaco mucho la de Carla Peterson y por supuesto la que se lleva la frutilla del postre es Solita Silveyra, que con una aparición de unos pocos minutos demuestra su calidad actoral. Al que se lo nota muy frío es a Sebastián Wainraich, con falta de actitud en los diálogos y a quién le sientan más las escenas de comedia que las de drama. Tampoco hubiese sido creíble mostrar una pareja con demasiada química pero al menos se hubiese destacado un personaje con un cambio de actitud a lo largo de la cinta hacia su mujer.

Sin duda una película para ver que no nos va a dar ninguna respuesta a los grandes interrogantes que nos vende la vida de pareja actual. Quedará en nosotros analizar el por qué tomamos las decisiones que tomamos, por qué pensamos en nosotros mismos por encima de una familia al separarnos, y por qué elegimos la salida más fácil que es alguien de afuera (porque como se dice acá, “las separaciones nunca son mutuas”), que de buenas a primeras parecen tan perfectos pero que tarde o temprano se convertirán en exactamente lo mismo que teníamos al lado, generando una nueva separación.

Si las parejas se convierten en volátiles, la familia como la conocemos en el futuro también lo será. Como decía Fabi Cantilo, “nada es para siempre”.

Federico Picone Desarrollador Web, tecnófilo y geek. Escribe en la revista Sociedad Empresaria y es locutor de radio en Bastardos sin Gloria.

Comentario(2)

  1. Vaya que suena buena, buscaré donde verla online jajaja aunque sea ilegal en algunos paises pero que tanto, concuerdo con el otro comentario: “El amor es lo más hermoso de la vida” pero le agregaria; “es también lo más arriesgado y lo más triste que pueda acarrearte a la locura”

Deja un comentario